martes, 21 de febrero de 2012

MAÑANA / SE ACABÓ LA RABIA

'Se acabó la rabia'
Sello Salvaje 2012
-
Resulta paradójico, pero Cristóbal Colom –cantante, guitarrista y motor creativo de Mañana– estableció contacto con el mundo de la música sin querer. Su padre, melómano incurable, estaba empeñado en que aprendiera a tocar algún instrumento y le matriculó, sí o sí, en el conservatorio. Al joven músico sanluqueño aquello le supo a rayos, aunque ahora reconoce que le vino mejor que bien: asentó ciertas bases, adquirió técnica y asumió fundamentos que terminarían aflorando, mucho después, en forma de estupendas canciones.
Si conoces la esperanzadora trayectoria previa del grupo sevillano no te sorprenderá la puntería de “Se acabó la rabia”, su seg
undo álbum. O tal vez sí. Al fin y al cabo, han pasado dos años desde la publicación de “A ver quién llega antes al fin”, su revelador estreno en largo, y, durante este tiempo, Mañana ha consolidado los rasgos de un carácter que, ahora mismo, se antoja indiscutible. Aquel disco autoeditado –este lo publicará el hispalense Sello Salvaje– descollaba por la ambición, finura instrumental y arrojo lírico de sus diez canciones. El aplomo de las mismas, impropio de un debutante, allanó el camino del grupo hacia los escenarios y festivales de todo el país, gracias a la habilidosa combinatoria de retranca sureña y folk-rock a la americana que poblaba sus surcos. Mañana hacía honor a su nombre. Se intuía un futuro.
Grabado, como su predecesor, en los estudios La Mina de la capital andaluza, “Se acabó la rabia” supone un oportuno replanteamiento de ideas y actitudes que se hace notar ya desde el título, dign
o de posibles referentes patrios como Sr. Chinarro o Grupo de Expertos Solynieve. Sabiduría popular al servicio de composiciones más certeras, directas y fáciles de asimilar. .
Canciones tachonadas de estrofas que parecen estribillos, aunque no exentas de dobles lecturas –cuidado con el texto del tema titular: quema– y acertados detalles de producción. Te pongas como te pongas, terminarás tarareando piezas irresistibles como “
Desiste”, que será la avanzadilla en formato sencillo. Entre el latir ternario de “Vals de la autoayuda” –hipnótica y valiente apertura de aire planetario– y la amenazante introspección de “Buenas intenciones” median siete partituras más, que confirman la depuración expresiva y melódica del quinteto. A la intrépida política de arreglos de “Cataratas”, el arrebato de aire sesentero de “La pena máxima” o el imprevisible remate de “El vendaval” –tapiz de armonías vocales y extensa coda instrumental– te remitimos. Se confirman las sospechas: sí hay camino.
Podéis comprarlo aquí.
-

Vals de la autoayuda
Desiste
Cenizas por errores
Se acabó la rabia
La pena máxima
Unas copas de rencor
Cataratas
El vendaval
Buenas intenciones

DESCARGARSe acabó la rabia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP  

tag