jueves, 12 de enero de 2017

TOULOUSE / MONTEMARTE

-Montemarte-
La Máquina de Helados 2017
-
Si hay algo que se repite en los artistas de cualquier disciplina es que todos disfrutan más del camino que de la llegada a meta. Cuando el producto está terminado se produce una bajada de tensión, más o menos perceptible. Si se piensa bien, tiene lógica. En el instante en el que se pone el punto final de una novela, ese momento en el que se manda a la imprenta, algo muere. Todo era posible y ahora ha llegado la realidad. Éso que sólo estaba en la imaginación no ha terminado de pasar exactamente como uno quería de “las musas al teatro”.
Sólo el músico, el pintor, el escritor sabía cómo iba a ser su obra.

Los miembros de Toulouse se pusieron un objetivo. Querían hacer el mejor disco del que fueran capaces. Y se marcaron un plazo, debían tenerlo listo antes de que terminara 2016. Ese objetivo puede que funcionara como un antídoto contra el vértigo que iban a sentir durante la concepción del álbum. Un día concreto, fijado de antemano, debía ser el último. Ya no cabrían dudas, ni inseguridades, provocadas por la propia ambición del grupo. "Montemarte" es un disco de pop de un grupo de Granada que venía de haber publicado un EP, casi un disco, llamado "Realidad y metáfora" y un primer Lp en 2013 "Serendipia".

Si examinabas esas canciones veías que tenían el aliento melódico adecuado para ser coreadas a voz en grito en un festival. Un análisis más profundo revelaba que había algo más, quizá en las letras, quizá en algunas estructuras. No era un grupo de indie español al uso, eso parecía evidente a quien se detuviera a mirar con honestidad. Es lícito elucubrar que la estrategia que Josen, Javi y Mario eligieron para dar forma a "Montemarte" era ahondar en ese algo único que ellos habían sugerido en su discografía anterior para quien quisiera verlo. Y quizá de ahí salga esa intro enigmática de Sierra Nevada o el último minuto de El ocaso del fracaso.

Cometeríamos un error si creyéramos que la evolución de Toulouse se limita a matices más o menos significativos. Las teclas decadentes que hacen de Me encontré contigo una suerte de lamento barroco demuestran que sí, que es verdad, que Toulouse ha llegado a un territorio inexplorado, a un lugar donde sólo han llegado ellos. 
“Escucha a los que saben/y no te pasará nada./Es una broma/al sentido común./ Pero, ¿qué pasa si miramos más abajo?/¿si quitamos capas?”. Así comienza Cámara baja y quizá en estas frases se encuentra la clave de "Montemarte". Toulouse ha “quitado capas”, ha “mirado más abajo” y este nuevo disco es lo que han encontrado.

En el mundo del pop, el “prestigio” es ser fiel a sí mismo sin perder brillo melódico. Quizá éste fuera el peligro más difícil de superar. Por lo que deducimos del material a nuestro alcance, el grupo parecía consciente de ello. En un momento de El amor, a veces miedo Josen canta “Así es el amor y el miedo./ Así es el amor./Pero si lo dejas crecer/ se hará el dueño de toda tu vida”.
Si se dejaban llevar por la auto complacencia y hacían un disco de un exagerado carácter experimental, hubieran dejado de ser un grupo pop para convertirse en otra cosa. Ni mejor ni peor, pero otra cosa. Ciertamente, no ha sido el caso. "Montemarte" no es avaro en momentos épicos y ahí están El capitán, La máquina de helados y también Sierra Nevada, sin ir más lejos, para demostrarlo. Es una colección de canciones que tienen el potencial de sonar en las radios y de poner el cartel de “no hay billetes” en los conciertos de Toulouse.

Lograr el “prestigio” es un asunto mágico, sin demasiada explicación racional. Quizá Toulouse lo hayan conseguido gracias a sus planteamientos iniciales, a que hayan trabajado con tiempo desde la distancia (Javi en Liverpool, los demás en Granada), a que hayan repetido con el productor Iván Moreno o a que "Montemarte" se haya grabado en un trozo privilegiado del planeta Tierra como es el Valle de Lecrín y en el mítico Refugio Antiaéreo de Granada.
Es posible que esta última frase no explique del todo "Montemarte" pero sí refleja el éxito de la misión que Toulouse se encomendaron a sí mismos hace algo más de un año. Es posible que nunca sabremos qué disco estaba en la cabeza del grupo cuando empezaron a pergeñar "Montemarte". Eso sólo lo saben ellos y quizá no debamos importunarles buscando respuestas que no aportarían nada trascendente. Para Toulouse, lo mejor ya ha pasado. Han escrito y registrado el mejor disco del que eran capaces, tal y como habían planeado. Ese disco se llama "Montemarte" y viene de Granada.
🍧
Cámara baja
El amor, a veces miedo
Despedida de soltero
La máquina de helados
El capitán
Me encontré contigo
Sierra Nevada
Mudanzas, cariño
Déjame entrar
El ocaso del fracaso
Despedida de casado
ESCUCHAR - DESCARGAR
-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP  

tag