lunes, 11 de diciembre de 2017

TEMPLETON / UNA MAR ENORME

-Una Mar Enorme-
Gramaciones Grabofónicas 2017
-
Templeton nos presenta su cuarto disco.
En la fantástica portada que Álvaro Martínez (cantante de Templeton y dibujante de comics nada menos que para DC o Marvel) ha hecho para "Una Mar Enorme", vemos a los seis miembros del grupo subidos a una pequeña barca, remando al unísono, perdidos en la inmensidad del océano, a punto de ser engullidos por una ola gigante que se advierte frente a ellos. Me parece especialmente acertada la ilustración porque tiene mucho que ver con mi concepto del grupo: para mí, Templeton es ante todo la expresión y la sublimación de la amistad que une a sus miembros.

Ya, ya sé que han existido y existirán muchos “grupos de amigos”, bandas formadas a partir de la relación entre sus miembros que, por inquietudes o por aburrimiento, deciden juntarse y tocar. Pero en el caso de Templeton, al menos para mí, hay algo más. Encuentro que sus canciones, que se nutren de vivencias cotidianas, de pequeñas confesiones, de cosas que se callan con frecuencia o que no se dicen lo suficiente, esas canciones donde siempre se muestran vulnerables, sinceros, incluso tiernos si se me permite, son en realidad cosas que se están contando unos a otros. Esas confidencias y pequeños desahogos para los que todos necesitamos tener cerca a nuestros amigos, y nuestros amigos a nosotros.

En mi cabeza, la motivación que lleva a los Templeton a componer una canción es, antes incluso que mostrársela al público, mostrársela entre ellos, compartirla, igual que los amigos comparten un café o unas cañas para hablar de sus cosas. Probablemente en la pureza de ese gesto tan cotidiano (confiarles tus cosas a tus amigos) reside la inocencia y autenticidad que Templeton consiguen transmitirnos a los que escuchamos sus canciones “desde fuera”. Hablando con ellos les he dicho a veces que lo que me más gusta del grupo es que prescinden de un arma que muchos otros de su generación usamos con frecuencia: el distanciamiento, a veces irónico, con respecto a lo que necesitamos contar. En Templeton no existe, o casi no existe. Un “Te quiero” es un “te quiero”, un “te echo de menos”, exactamente eso. Si le sumamos a este hecho la tremenda habilidad y el gusto melódico que poseen, que mira de frente sin rubor al pop más puro, brillante y esencial (yo siempre me acuerdo de Los Brincos), obtenemos unas canciones encantadoras que desarman al oyente sin remedio: con perdón, la “Fórmula Templeton”. En "Una Mar Enorme" tenemos buenas muestras de todo lo anteriormente expuesto, sin duda algunas de las mejores que hayan escrito nunca: en ¡Flash!, Me has dejado de gustar o Marzo mayea, una maravillosa canción de ocho minutos repletos de emoción “in crescendo”.

Cuando los grupos tienen una personalidad marcada, como es el caso, pueden permitirse cambios de registro porque saben que sus señas de identidad seguirán siendo reconocibles. Templeton han coqueteado en sus tres discos previos con estilos diferentes y referencias de producción muy variadas, y en esta ocasión, con la complicidad de Paco Loco, se han acercado al pop más fino y elegante (Se me llevan es puro Avalon de Roxy Music), bajando el volumen de las guitarras y haciendo hueco a la colección de sintetizadores de Betacam. Es un gusto oírlo, y es una suerte que grupos como Templeton sigan desarrollando su capacidad para transmitir emociones disco tras disco. Se lo agradecemos enormemente “desde fuera”.
🚣
Año sabático
Largo recorrido
¡Flash!
Me has dejado de gustar
Se me llevan
Conan
Nube gris
Agua con sal
Marzo mayea
Remar
ESCUCHAR - DESCARGAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP  

tag