sábado, 26 de julio de 2014

CARLOS BERLANGA / INDICIOS

-Indicios-
Compadres 1994
-
"Indicios" constituye la gran obra maestra de Carlos Berlanga, en la que, aunque cerca del concepto de pop electrónico, se aproxima más que nunca a su pasión por la música brasileña, en concreto a su adorado Antonio Carlos Jobim, ya desde la propia portada del disco, todo un guiño a su "Wave" (A&M, 1967).

Casi coetáneo al largo de Family, incluso posterior, nadie pone en duda el influjo de Carlos Berlanga en esta rama del pop de la que grupos como el ya citado, Le Mans, La Buena Vida o incluso, por qué no, Astrud, han sabido beber y recoger el testigo con tanto acierto. El testigo de la admiración hacia las Vainica Doble. 
Supone el refrendo de todo lo que Carlos quiso jamás plasmar. Sus manías, sus neuras, sus gustos personales, arreglos de cuerda a medida, pero... sin su amigo de toda la vida componiendo junto a él. Y se nota. Vaya si se nota. Se nota en la mala leche de algunas de las canciones, por más que ante este obstáculo Carlos, que se consideraba a sí mismo un letrista nefasto, se hiciera acompañar de su amiga Paloma Olivié en la composición de las mismas, hasta en siete de los diez cortes. 

Sin dar de lado las guitarras, los ritmos edulcorados de Indicios de arrepentimiento ya comienzan a rodearse de unos sonidos tecno-pop, donde las letras se enhebran para crear escenas corrientes y sencillas, pero irrepetibles. Algo así como sucede con J de Los Planetas, que cuando saboreas algunas de sus frases es inevitable pensar “ey, esto lo podía haber escrito yo”. Pero realmente no lo haces. 
En ese sentido Tazas de té es un fiel reflejo de todo lo anteriormente comentado. Empezando como un Brand new Cadillac de los Clash, introduce la quinta marcha para llevarnos a la parte de Dinarama que más le satisfacía, con una de sus temáticas favoritas: el desamor. Alargándolo, disfrutándolo, saboreándolo, se regodea en su propia miseria en un tono entre quejicoso e irónico en ese grandioso estribillo del que hace gala. Con la máscara de dandy aún puesta y esa voz sugerente, continúa con El día del recuerdo. Aroma a Fangoria (incluso en el subconsciente se crean coros de Alaska) y Jobim. Mucho Jobim.

El derroche de talento llega a su punto cumbre con Traición: “Yo (pausa) / que sólo fui para ti (pausa) / Paracetamol”: sublime (casi tanto como unir Leganés y San Blas en la misma frase sin perder un atisbo de elegancia). 
Las malas lenguas dicen además que se trata de toda una declaración de intenciones hacia Alaska, pero nosotros como somos mucho más buenos no lo diremos. Y tanto hablar de las Vainica siempre, pues no iba a faltar una estupenda versión de las mismas: La funcionaria, que no sólo conserva todas las virtudes de la original, sino que nos trae diez años después esta estupenda “reivindicación” en torno a una figura por la que Carlos ya debía tener especial atracción tiempo ha (“La funcionaria asesina” en Dinarama, sin ir más lejos).
Para colmo las Vainica hacen los coros. La grandeza de ¿Qué sería de mí sin ti? es la de evocar la figura de Camela con una copa de champagne. Una continuación del ¿Cómo pudiste hacerme esto a mi?, en la que la protagonista, ya fuera de la cárcel, con un Louis Vuitton, repudiada por la sociedad pero dispuesta a disfrutar la herencia de su viudo, da paso a su particular visión sobre Francia (cómo no, el francés había de estar presente). C'est la France, plagada de referencias sin llegar a ser intelectualoide, se hace acompañar no sólo de Azucena de NSQ, sino de Toulouse Lautrec, Catherine Deneuve, Mireille Mathieu, François Truffaut... para hacer un tema tan bailable como delicioso. Si no es por ti, llega casi sin respiro para soltar por esa lengua afilada algunas de las frases más venenosas que ha escrito: “Si no es por mí / pondrías copas o algo peor”. Simplemente genial, y 100% Berlanga.
Dando testimonio de cómo hacer lo que uno quiere cómo y cuándo quiere, se hace acompañar de ni más ni menos que Ana Belén para hacer una revisión del clásico Aguas de março de Jobim.

Por último, Arena, con reminiscencias a Depeche Mode, pone fin a un disco que fluye de una manera demasiada natural.
Como si lo natural fuera conformar obras de tal calado. Como nota curiosa, las dedicatorias de la contraportada. Algunas de ellas, no tienen desperdicio, sobre todo una bien especial: "A Olvido y Nacho, si ellos quieren". Carlos no paraba de pensar en ellos, y de abrir las puertas a una posible reconciliación.

Lafonoteca
-
Indicios de arrepentimiento
Tazas de té
El día del recuerdo
Traición
La funcionaria
¿Qué sería de mí sin ti?
C'est la France
Si no es por tí
Aguas de Março
Arena
ESCUCHAR - DESCARGAR
-

1 comentario:

  1. Hola
    Podrias subir de nuevo el disco Indicios de Carlos Berlanga, por favor.

    Gracias

    ResponderEliminar

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP  

tag