viernes, 25 de abril de 2014

107 FAUNOS / ÚLTIMOS DÍAS DEL TREN FANTASMA

-Últimos días del tren fantasma-
Laptra 2014
-
Canciones que terminan antes de lo previsto. Letras que dicen todo sin preparar el terreno. Potenciales estribillos que suenan una sola vez y gracias. Saltos eufóricos hacia la nada o acurracamientos tiernos en un mismo y salvador acorde... 

Si a algo nos acostumbraron los 107 Faunos en esta era del rock nacional de audios comprimidos y mandatos cancioneros sin alma, es a no pedirles los deberes. A enamorarnos mejor de esas canciones imperfectas pero vitales, de un mundo que también puede ser el nuestro, si lo permitimos. 
Por suerte, "Últimos días del tren fantasma", su nuevo disco, vuelve a traernos mucho de todo eso.

A años luz del hit que se resuelven de antemano en el pizarrón, los Faunos ahondan más y mejor en esa híper-realidad que los inspira y los hace latir como la primera vez: el pandilleo por los suburbios platenses ("Descenso luminoso"), la belleza fugaz de un momento cualquiera ("Vendedores de lupas"), la euforia de una pequeña epifanía sensorial ("El camino") y el culto a la amistad y el amor pese a todo ("Por ir a comprar", o la maravillosa "Jazmín Chino"). Puede cantar el Gato ("Mis pensamientos son castillos de cartas que se caen"), Miguens ("Tomo nota, guardo en los ojos, abrazo lo vivo que está fuera de mí") o Jota y Morita ("Para poder apartarte del resto voy a decirte que me muero, yo, sin vos").
Las voces se reparten, como pueden rotar en un show los instrumentos si llega a faltar algún integrante. Y sin que cambie lo esencial: el gusto por la imperfección, lo bello pasajero, la euforia al unísono, la alegría sin motivo.

Algo secretamente generacional se transmite cada vez que los Faunos sacan un disco y varios de sus temas comienzan a recomendarse entre viejos iniciados y nuevos fans, sin campañas de prensa de por medio ni consensos predeterminados. Aun en sus puntos flojos (que exhiben y reconvierten en mérito), son el viva absoluto de la libertad anímica y rockera.
Sin un ápice de intención experimental, abren más puertas que varios exploradores y paladines modernos.
Sólo hay que dejarlos entrar.

Juan Manuel Strassburger
-
El camino
Cosas caras rotas
La turba
Por ir a comprar
Ley de los hermanos
Jazmín chino
Triceratops Roll
Vendedores de lupas
La Plata
Descenso luminoso
2 de julio
Tacho negro
Club de observadores
ESCUCHAR - DESCARGAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP  

tag