lunes, 29 de octubre de 2012

MILKYWAY / UP, UP AND AWAY (HOME DEMOS 1993-2002)

-Up, up and away-
(Home Demos 1993-2002)
Elefant 2012
-
Una de las colecciones que con más mimo estamos cuidando desde Elefant, y que mejor recepción está teniendo entre nuestros seguidores, es “Recuerdos que olvidé”, donde recuperamos maquetas y grabaciones inéditas de algunos de nuestros grupos más representativos y que más nos gustan. Inauguramos con Aerolíneas Federales, continuamos con Nosoträsh y nuestra tercera entrega va a ser ni más ni menos que una edición limitada de las primeras maquetas de Milkyway, aquellas que grabó mayormente antes de dar a luz a La Casa Azul. 
El concepto de demo siempre ha estado asociado a un estado primigenio de canción, en ocasiones con un sonido algo tosco pero con un encanto muy especial, en el que se pueden adivinar las esencias compositivas de un autor. “Up, Up And Away (Home Demos 1993-2002)” esta repleto de canciones enormes y grandísimos hits marca de la casa. Aquí lo que resulta impresionante es como en 1993, entre las paredes de una habitación, al abrigo de un 4 pistas analógico (en el caso de las composiciones previas a 1996) o un 8 pistas digital (las posteriores), ya amanecían primeras canciones tan increíbles como esa “Over” que cierra este disco, casi diez años antes de que apareciese su primer largo como La Casa Azul. 
14 temas que inciden en todas aquellas cosas que ya sabemos sobre Guille: su versatilidad, su amplitud estilística, su imaginación ilimitada y su personalidad indisimulable para construir grandes melodías pop. Pero aquí también hay hallazgos y sorpresas que vienen definidos en cada una de las canciones que componen este álbum: 
“In Love” (1995) que apareció en el CD-Single homónimo de debut de Milkyway para Annika (y aquí cabe recordar que mientras que La Casa Azul usa el castellano como idioma vehicular, Milkyway hace lo propio con el inglés), arranca con elegancia, entre colchones lounge con ecos del mejor Soft Pop de los 60 y esos pa-pa-pas que ha vuelto a llevar a un territorio inolvidable. Un gancho romántico, lleno de brillo juvenil y donde aparece ya por primera vez la voz de Ester Pascual, el único nombre que aparece junto al de Guille en los créditos del disco. Todo un homenaje al “Love So Fine” de Roger Nichols & The Small Circle of Friends. 
“Julie” (1996) arranca los primeros beats bailables, con una de esas estructuras imposibles que salta de Ursula 1000 a France Gal, de Saint Etienne a los Beach Boys, acabando con unos coros alucinadamente beatleianos. Julie in my room with diamonds. 
 “Shine (Go To California)” (2002) es una delicia marca de la casa, como si The Left Banke se fueran de vacaciones a la más soleada parte del mundo a montar un guateque, que acaba inesperadamente explosionando en ese final tecno-pop, tan deudor del Pop Japones. 
“My Groovy Love” (1997) se mueve a ritmo de dulce eurodisco, con arreglos ensoñadores, un estribillo altamente pegadizo, alumbramientos a lo Pet Shop Boys y una irrefutable mirada a la pista de baile. 
“Fence” (1996); Vuelven The Left Banke, en estado puro, cogidos de la mano de Lovin' Spoonful, que van a visitar a Billy Nichols y a Paul Simon, en una canción de espíritu sorprendentemente folkie.
 “Silly Things” (1996), funk, disco, tecno-pop, Pizzicato Five, Kraftwerk, infinidad de sintetizadores, beats imposibles, armonias celestiales… un tema imposible de catalogar, mezcla de mil sonidos y referencias, para escuchar y para bailar. ¿Tengo que recordaros que estamos hablando de Guille Milkyway? 
“My Favourite Girlfriend” (1994): Otra sorpresa con esa guitarra acústica con la que arranca este tema, como si fuera un unplugged, de nuevo con tonos folkies, entre Donovan, Laura Nyro, Simon & Garfunkel... Esa desnudez que tanto deseaba Nick Garrie en su disco de debut, curiosamente de la mano de un especialista en los muros de arreglos. 
“Radio Milkyway” (1996) es un himno. ¿Por qué no habíamos podido disfrutar con anterioridad de esta maravilla, que tan bien describe el universo Milkyway? Del tecno-pop de habitación al eurodisco, de Capsule a Helen Love, de Bis a The Human League, de Flipper's Guitar a Jean Jacques Perrey, un hit altamente coreable que dota de un sentido especial a este disco: “It's the sound of the spring / It's the sound you've been waiting for”. 
“Fizzy Dizzy” (1997); Otro tema que estuvo presente en “In Love EP”. Electro, disco, tecno, house, los bpms rebosando los límites posibles, la discoteca a punto de reventar, y de repente entra la melodía de gameboy, todo el mundo se queda mirando. Sí, es el pistoletazo de salida para la explosión final, la euforia, el dream-pop que acaba eclosionando en una felicidad absoluta. 
“I Know” (1997) ahonda en la parte más elegante y soleada de Milkyway, sunshine-pop auspiciado por Burt Bacharach, Henry Mancini y The Beach Boys. Deliciosa, sublime. 
“Bubblegum” (1996) es europop y dreampop, con ecos de Lio y su adorado Jacno. Otro de esos maravillosos estribillos inconfundiblemente Milkyway, ensoñadores y evocadores, al mismo tiempo que ágiles e hipervitaminados. 
“Feelings” (1996); Un nuevo estribillo inolvidable, Pet Shop Boys, Deee-Lite, New Order… melodías de esas que echan anclas en el corazón y no abandonan el barco ni bajo peligro de hundimiento. Es más, como aquel cuarteto de cuerda en los últimos instantes del Titanic, resurgen con fuerza propia en los momentos más complicados. 
“Magic People” (1997). Sí, nos faltaban los vocoders para que el círculo comenzase a cerrarse. Entre Scissor Sisters y Erasure, entre OMD y Andreas Dorau, surge este nuevo llenapistas lleno de magia. 
“Over” (1993); Sencuenciadores de juguete, samba, deconstrucción electrónica, el tema más antiguo del que tenemos constancia firmado por Guille hasta la fecha. Un tema sorprendente, con un punto de oscuridad muy llamativo, con ese estribillo de ecos brasileños que se abre poco a poco a la positividad y luminosidad habitual de sus composiciones. 
Con motivo de “La Polinesia Meridional”, Guille Milkyway nos hablaba del escapismo como un modo de entender la vida y el mundo, algo que tiene un sentido especial con los tiempos que corren. De algún modo este disco da más sentido todavía a este hecho, ya que en él vemos ese joie de vivre tan suyo, esa soleada vitalidad, esa celebración constante de los sentimientos de un compositor que parece que ya nació con la inspiración que hoy seguimos disfrutando. Y eso es porque una vez más, asistimos a la demostración de que lo de Guille no es inspiración; No, es mucho más que eso, algo innato, intuitivo y genial.
-

-

1 comentario:

  1. BRILLANTE COMO SIEMPRE LO ES!!!!
    VIVA GUILLE

    ResponderEliminar

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP  

tag